Han leído nuestras reviews:

lunes, 10 de noviembre de 2008

3- PARADISE LOST "Draconian Times"


Corría el año 1995 y en los Ridge Farm Studios ubicados en Inglaterra se estaba gestando uno de los discos más importante del Doom/Gothic/Metal (si, todo eso y más!) de la historia. Para ese entonces Paradise Lost, formados en 1988, tenían en su haber placas como "Lost Paradise" y "Gothic", piezas fundamentales del Doom y el Doom/Gothic respectivamente. Sin embargo no nos ocuparemos de éstos, sino de su quinto LP: "Draconian Times". La formación que grabó este material fue: Nick Holmes (voz), Gregor Mackintosh (primera guitarra), Aaron Aedy (guitarra), Steve Edmonson (bajo), Lee Morris (batería); y colaborando en forma externa con los teclados, Andrew Holdsworth. En este trabajo Paradise logra el equilibrio perfecto entre todos los estilos a los cuales ha recurrido a la hora de componer sus piezas musicales. Es un disco Doom? Si, pero no tan Doom. Es un disco de Metal? Si, pero no tan Metal. Lo que abunda al por mayor son melodías de todo tipo a cargo de las guitarras, el teclado y la voz. Mackintosh y Holmes, principales compositores de la banda, nos deleitan con ellas haciendo de la placa una auténtica obra maestra al alcance de cualquier oyente. Esta "accesibilidad" le valió algunas críticas que rápidamente fueron disipadas dada la envergadura del trabajo.
La placa consta de doce piezas tan diversas entre ellas y en ellas, que cuesta hacer una descripción próxima. Temas ambientales y repletos de arreglos como "Enchantment", "Elusive Cure", "Forever Failure" (donde aparecen fragmentos de discursos grabados a Charles Manson), y "Jaded" se contraponen a "Once Solemn" "Yearn for Change" e incluso al tremendo hit "The Last Time" en donde la fórmula es ir directo al grano, pero nunca dejando de lado la melodía.
La labor del cantante Holmes y del guitarrista Mackintosh transforman a la placa en única en su especie... el primero por su excelente voz, el segundo por los pegadizos riffs que dotan de una especial singularidad a cada tema. Los cincuenta minutos que dura la placa nos embarcan en una auténtica experiencia sonora que conquista hasta el más pesimista y cerrado de los metaleros.
Este disco producido por Simon Efemey (Napalm Death, Amorphis, Obituary) que lleva al día de hoy más de un millón de placas vendidas alrededor del mundo, logra reconciliar lo musical con lo comercial, siendo éste un tema de candente actualidad e innumerables discusiones.
Si no lo escuchaste estás a tiempo de remediar semejante error.
Comentó: José María Aicardo, para OXIDO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario