Han leído nuestras reviews:

martes, 4 de noviembre de 2008

1- CARCASS "Heartwork"

Iniciaremos con una de las bandas más importantes en cuanto a música extrema se trata: Carcass. No exagero al decir que forma parte de los diez grupos más influyentes del estilo. Su excelente discografía consta de cinco LP ("Reek of Putrefaction", "Symphonies of Sickness", "Necroticism", "Heartwork" y "Swansong") más algún que otro Ep y rarezas de menor importancia. Los estilos en los que incursionaron fueron desde el Splatter Death Metal hasta el Death melódico; lo cual nos dá una idea de la variada gama musical con la que cuenta su discografía. Específicamente, nos ocuparemos de su anteúltimo trabajo. Editado en 1993 por el sello Earache, y bajo la producción y mezcla de Colin Richardson (símbolo de calidad) fue grabado con la formación más recordada: Bill Steer en guitarra, Ken Owen en batería, Jeff Walker en el bajo y voz y Michael Amott en guitarra. Este disco se aleja definitivamente de las épocas más radicales de Carcass, para embarcarse en un Death Metal muy técnico para la época, el cual influenció de manera decisiva lo que luego se llamaría "Gothenburg" Metal (In Flames, Dark Tranquility, Arch Enemy, etc.).La placa se caracteriza por la abundante riqueza de recursos: creativos, sonoros y rítmicos. Desde "Arbeit Macht Fleisch" hasta "No love Lost", desde "Embodiment" hasta "Heartwork": todos temas exquisitos con frescas melodías sin perder la brutalidad característica. La duración de los mismos ronda los cuatro minutos y se ajustan a la métrica típica de: estrofa, estribillo, punteo, estrofa, estribillo; la cual por ser antigua no deja de ser efectiva. El dúo Amott-Steer se complementa de manera perfecta, llevando adelante continuos juegos de riffs, los cuales dan al material una marca registrada, de ésos que dan para corear todo el día. La "originalísima" voz de Jeff Walker siempre ha sido un punto alto y no es excepción en este disco, quizás más clara en cuanto a la escucha de las letras, aunque tal tendencia venía acentuándose desde su anterior trabajo. En cuanto a Ken Owen: su labor es la menos sobresaliente, destacándose más que nada por la disciplina con el instrumento, lo cual potencia la base "batería-bajo-guitarra rítmica".Puntos altos: Todos los tracks.Una joya de la música extrema que no puede faltar en la colección de todo aquel amante del estilo.Gracias por tanto.
Comentó: José María Aicardo para OXIDO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario