Han leído nuestras reviews:

sábado, 26 de febrero de 2011

20- AMORPHIS "Skyforger"



AMORPHIS es una banda que acaba de cumplir -el año pasado- la nada despreciable cifra de dos décadas de historia. Oriundos de Helsinki, la capital finlandesa, este sexteto que ha mutado desde su Death Metal primigenio hacia un grandilocuente Metal Progresivo, se encuentra hoy en día conformado por los miembros fundadores Esa Holopainen y Tomi Koivusaari en guitarras, y el baterista Jan Rechberger. A ellos se han sumado el increíble vocalista Tomi Joutsen (sin duda alguna uno de los mejores cantantes del panorama internacional), el tecladista Santeri Kallio (responsable en buena medida del monumental sonido de la banda) y el bajista Niclas Etelavuori.

Este es el line up que grabó -durante la primera mitad de 2009- el portentoso registro que hoy nos ocupa: "Skyforger", noveno larga duración de AMORPHIS, editado por Nuclear Blast y licenciado en Argentina para el prestigioso sello Icarus.
Ha sido registrado en los estudios Sonic Pump de Helsinki, y producido por el famoso bajista de Nightwish Marco Hietala (quien aporta algunos coros) y por Mikko Karmila.
"Skyforger" -al igual que todas las obras de AMORPHIS- basa sus líricas en el Kalévala, libro tradicional finlandés.

Para nosotros, "Skyforger" es el mejor registro de estos finlandeses, superando por lejos al gran clásico del grupo: "Tales From The Thousand Lakes", de 1994, álbum que supo deslumbrar al mundillo Metal por su -por entonces revolucionaria- mezcla de voces guturales con teclados orquestados. Hay muy buenos trabajos dentro de la discografía de AMORPHIS, tales como "Eclipse" o "Silent Waters", los dos álbumes previos al que nos ocupa; pero ninguno posee un nivel compositivo tan parejo como "Skyforger", el cual puede ser considerado como una verdadera catarata de hits radiales.

El CD abre con cuatro temas impresionantes, a saber: "Sampo", "Silver Bride", "From The Heaven Of My Heart" y "Sky Is Mine". Créanme si les digo que no salía de mi asombro al escuchar esta seguidilla, la cual exprimí hasta el hartazgo repitiéndolos una y otra vez. El trabajo vocal de Tomi Joutsen es absolutamente inolvidable: en él recae gran parte del peso del álbum, dada su enorme calidad interpretativa. "Silver Bride" es el más hitero de todos, pero el nivel de estas cuatro canciones es realmente muy parejo. Fascinantes estribillos, logradísimos puentes, impecables melodías de guitarras, altísima inspiración. Y el plus de un cantante como Joutsen, imprimiéndole su sello a cada composición.

"Majestic Beast" es uno de los temas más pesados del disco, con preponderancia de las voces guturales por sobre las limpias, y es una buena muestra de la versatilidad y el ancho espectro que pueden abarcar hoy en día tanto Joutsen como los instrumentistas. Igualmente, desde nuestra humilde óptica, con "Majestic Beast" se inicia el sector menos atractivo del álbum, el cual comprende la trilogía de esa pieza más las dos que le siguen, "My Sun" (la más lenta del CD) y "Highest Star". No es que las tres susodichas no sean buenas: de hecho, seguro que serían cortes de difusión en más de un disco del estilo, pero a nuestro entender son las menos atractivas de "Skyforger".

El vuelo de la placa vuelve a tomar definitiva altura a partir del octavo track, el que le dá título a la obra. "Skyforger", el tema, está a la altura de las cuatro primeras, siendo una energizante fuente de poder sonoro y de buen gusto. Otra vez Joutsen se lleva las palmas más fervorosas, aunque el desempeño de Esa Holopainen alcanza auténticos niveles de exquisitez. "Course of Fate" y "From Earth I Rose" están un peldaño más abajo, pero igualmente alcanzan picos altísimos de creatividad, con excitantes estribillos y un parejo nivel en las melodías, siempre superlativas y muy cuidadas.

Finalmente, en la edición argentina la placa se cierra mediante un bonus: "Godlike Machine", la cual pese a ser eso: un bonus, consideramos por encima de aquéllas tres canciones del medio del disco a las cuales hacíamos alusión un par de párrafos más arriba.

Para resumir: un CD cien por ciento recomendable para cualquier clase de público que ame la buena música, dentro o fuera del Metal. Una obra que desborda brillantez por donde se la aprecie; otro ladrillo más en la pared consagratoria que ha sabido construír AMORPHIS, sin dudas una de las mejores bandas de nuestro tiempo, en cuya evolución radica su secreto.

Comentó: Javier Parente, para OXIDO.-   

No hay comentarios:

Publicar un comentario